underground73

papeles de subinformación

jueves, 20 de septiembre de 2018

arcadas de odio

 

Cuando ir al psicoanalista no es urgente, sino lo siguiente...
Y cuando la deontología ni está ni se la espera en los panfletos que amparan esos vómitos de odio.

lunes, 3 de septiembre de 2018

sábado, 1 de septiembre de 2018

expectros

 

Y hoy, en "los expertos", antes conocidos como "pertos"...

Firman un manifiesto de la Fundación Francisco Franco y entre los supuestos expertos se encuentran Jaime Mayor Oreja, Joaquín Leguina, María San Gil, Alberto Ruiz-Gallardón, Alejo Vidal Cuadras, Santiago Abascal, Luis Alfonso de Borbón y un Milans de Bosch. Solo falta Torrente.

viernes, 31 de agosto de 2018

datos frente al negacionismo fascista


 Franco: datos frente a la demagogia negacionista, imprescindible artículo del periodista e investigador Carlos Hernández para hacer frente a las mentiras de la impunidad franquista:
  • Si en el mundo hay una corriente marginal e incluso perseguida de revisionistas que niegan el Holocausto, en nuestro país contamos con un grupo mucho mayor de negacionistas de los crímenes del franquismo
Franco dio un golpe de Estado contra un régimen democrático. No hay más. La derecha franquista ha ido cambiando de versión, falseando la realidad, para intentar legitimar aquella sublevación contra el orden constitucional.

Necesitaría 1.000 artículos como este para incluir todos los datos. Solo he aportado una pequeña muestra de lo ocurrido. ¿De verdad hay que seguir debatiendo sobre esto? ¿De verdad es democrático dar voz en los medios de comunicación a quienes tratan de ocultar la realidad, justifican los asesinatos e insultan a las víctimas? ¿De verdad creen que este artículo sería necesario en un país normal?

miércoles, 29 de agosto de 2018

infraperiodismo


 Cuando nadie paga a los periodistas, por Pascual Serrano:
  • El mercantilismo imperante en el periodismo ha provocado que todo contenido informativo que no sea negocio o interés político quede fuera de objetivo 
  • La saturación informativa y el concepto de que tenemos derecho a estar informados hace olvidar que la buena información alguien la debe pagar
Resulta muy habitual que los medios llamen a algún periodista, más o menos cercano al lugar de los hechos, insinuando que solo quieren una opinión personal o un comentario cuando en realidad lo que están es ahorrándose en corresponsal o enviado especial.
La precariedad del periodismo y la naturalidad con la que se asume es tremenda. Son numerosos los medios que sistemáticamente no pagan a sus redactores ni a sus columnistas de opinión. Numerosos y de todo el espectro ideológico. Unos porque los explotan laboralmente, otros porque apelan a su simpatía ideológica y otros escudándose en que están comenzando a andar.

Sin duda las audiencias y los lectores tienen también responsabilidad en lo sucedido. La saturación informativa y el concepto de que tenemos derecho a estar informados hace olvidar que la buena información alguien la debe pagar.

miércoles, 15 de agosto de 2018

la huida


Jovenazos sin fronteras.

Atiende ahí, los limpiabotas no caben:
‘Ojos que no ven corazón que no siente’, pero la externalización de la pobreza y del veneno no desaparece por el mero hecho de que nos pongamos unas gafas de tres dimensiones y nos sumerjamos en una realidad alternativa. Cuanto más ignoremos las repercusiones sociales, económicas y medioambientales, más problemáticas se tornarán estas. A su vez, esta situación genera una dinámica de mayor repliegue, aislamiento y fantasías apocalípticas, a la par que la necesidad de inventar desesperadamente más tecnología y planes de negocio. El ciclo se retroalimenta a sí mismo.
[extracto del inquietante y revelador artículo de Douglas Rushkoff La supervivencia de los más ricos y cómo traman abandonar el barco]

jueves, 9 de agosto de 2018

lunes, 30 de julio de 2018

fascismo on fire



Nuevo género periodístico: cartelera, espectáculos y bellas artes fascistas..

"Primero los de aquí" dices, fumándote un cigarro en tu balcón mientras ves como desahucian a tu vecina María, española, víctima de violencia de género y con dos hijos.
"Primero los de aquí" dices, mientras haces fotos, sólo haces fotos a los abuelitos de tu barrio cogiendo comida en el contenedor de basura.
"Primero los de aquí" dices, cuando sales del super y te niegas a darle una caja de leche a Antonio, 80 años, de Teruel, que recoge comida para el Banco de alimentos de tu pueblo.
"Primero los de aquí" dices, mientras te descojonas de las caidas de Juan, de Málaga, a quien servicios sociales le ha quitado sus dos hijos y ahoga sus penas en alcohol.
¿Primero los de aquí? No. Primero tu. Sólo tu. Porque no has movido ni un dedo por ninguno de los "de aquí" en tu puñetera vida. Prefieres que se ahoguen 650 personas en el mar, 123 niñas y niños, a que se les preste ayuda. Pero en el fondo, te importan lo mismo esas 600 vidas que la mayoría de españoles que te rodean. Nada.
La gente que ha estado luchando por los derechos colectivos, parando desahucios, construyendo y organizando redes de solidaridad y haciendo un poquito más fácil la vida a la gente, los acoge con los brazos abiertos. Es racismo, claro que lo tuyo es racismo. Pero no es sólo eso. Es ser una mala persona.

Autor: Manuel Vicente Montoya (cita)

martes, 10 de julio de 2018

falsimedia (one more time)

Business as usual. El corporativismo elitista y provinciano de la prensa riojana en su línea habitual: fuerte e implacable con los débiles, dócil y servil con los poderosos. Porca miseria..
Ante el comunicado de prensa que ha hecho público el Colegio de Periodistas para referirse a Cambia Logroño y el cinismo del portavoz del Partido Popular, voy a dar una respuesta desde lo periodístico, dejando la concejalía a un lado. Desde la política se tienen que encajar las críticas periodísticas con fundamento que se realizan desde los medios y viceversa. Si a una crítica desde el ámbito político se le contesta con un mensaje desde un colectivo de periodistas de manera virulenta, lo que se consigue es un efecto boomerang que acaba por señalar a ese colectivo de periodistas al refugiarte como Colegio en el corporativismo para evitar la autocrítica.

Más allá de la connotación de enjuiciamiento que supone utilizar la palabra acoso para definir con brocha gorda lo ocurrido, resulta inverosímil en tanto en cuanto tiene que haber una asimetría de poder desigual que evidentemente no existe y donde lo que se cuestiona es a quienes mandan e imponen determinadas dinámicas comunicativas y silencios. Podrán gustar más o menos las formas, pero nadie puede negar que los ejemplos gráficos de ese tuit y las informaciones desmontadas que se describen en ese vídeo no sean absolutamente ciertas.

Al hecho de cómo el Partido Popular vende ciertos proyectos de manera propagandística y estos se den posteriormente por sentado, se añaden aspectos como entrar desde la prensa en el juego de publicar una filtración interesada del Gobierno de un proyecto (que supone una irregularidad al no estar aprobado) para tapar una denuncia desde la oposición. Flaco favor al periodismo se le hace con ello.
Siempre he concebido las cuestiones políticas y periodísticas desde lo colectivo, pero un día fui protagonista personal involuntario cuando el Partido Popular decidió negarme el acceso a su rueda de prensa y expulsarme como periodista (carné en mano) a título individual por las veces que desde el 15M acudimos a su sede a pedirles las cuentas cuando se destapó su corrupción integral. Tras conocer la tibieza de su posicionamiento, me di de baja de la Asociación de la Prensa no ya por mí, sino por entender que no se había defendido como merecía la profesión.

Sorprende ahora la contundencia como también la idealización del comunicado cuando se dice que “los medios se deben a las audiencias y nunca al poder político”. Las estructuras accionariales de propiedad y la dependencia económica institucional determinan el funcionamiento de los medios, donde las presiones y la situación de precariedad de buena parte de los trabajadores y trabajadoras afecta en su autocensura. Se puede seguir viviendo en la fantasía y negar lo evidente de la realidad, pero es hacerse trampas al solitario.

Es muy lícito rasgarse las vestiduras por dos publicaciones en redes sociales de una agrupación de la oposición. El problema es cuando eso se compara con lo que no se ha hecho previamente y se ve la incoherencia. Las injerencias gubernamentales en la figura de Emilio del Río (investigado en sede parlamentaria) con su férreo control de los medios a partir de una oscura disposición de los fondos públicos y los contenidos siempre contaron con un silencio sepulcral


De ahí que luego haya ejemplos como la dedicación de siete páginas seguidas al Partido Popular en un mismo día previo a las elecciones o que nadie de la región (salvo una periodista) se atreviera a preguntar a Pedro Sanz por su chalé ilegal cuando ya estaba publicado a nivel nacional en Interviú. La gravedad de ello revela el síntoma de debilidad de un sector, como es el periodístico, que se levanta o no según el poder de quién está enfrente.

Por último, la recomendación desde el Colegio de incluir un/a titulado/a en Periodismo para llevar la comunicación de Cambia Logroño está de más. No se trata solo del tono y de las formas. En el grupo municipal ya hay una persona con esa titulación que se encarga de ello. No me refiero a mí ni al intento de ridiculizar que se desprende en ese comunicado de que soy doctor, sino a una persona con esa licenciatura que cumple profesionalmente con ese trabajo comunicativo y a otra que, aunque no tenga el título, también lo lleva a cabo de manera competente porque el buen hacer no se da solo con títulos. Si la intención es cerrar un escrito dando una lección con un palo, al menos que esté contrastado por una cuestión de credibilidad y de respeto a los demás.

[Gonzalo Peña Ascacíbar,
periodista y portavoz de Cambia Logroño]